Scroll Top

Síndrome premenstrual: ¿qué es y cómo te afecta?

sindrome premenstrual

El síndrome premenstrual (SPM) abarca una serie de síntomas físicos, emocionales y psicológicos que se presentan en los días previos a la menstruación. Las mujeres que experimentan estos síntomas pueden sentir desde dolores físicos, como cólicos abdominales y fatiga, hasta cambios de humor, ansiedad e irritabilidad, influyendo negativamente en su calidad de vida. 

Por eso, es fundamental entender sus características, para aprender a manejarlo y mantener un equilibrio óptimo durante el ciclo menstrual.

¿Qué es el síndrome premenstrual?

El síndrome premenstrual (SPM) comprende un conjunto de síntomas que generalmente surgen entre una semana y diez días antes del inicio de la menstruación, y que desaparecen con el comienzo del período o poco después. Estos síntomas pueden variar mucho de una mujer a otra, tanto  de la forma en que se expresan como en su intensidad. 

Mientras que algunas mujeres solo experimentan pequeñas molestias que apenas afectan a su día a día, otras sufren síntomas más agudos, que incluso llegan a impedirles realizar tareas cotidianas como por ejemplo ir a trabajar o hacer las tareas del hogar.

¿Cuáles son los síntomas del síndrome premenstrual?

Los síntomas del síndrome premenstrual pueden clasificarse en síntomas físicos y síntomas emocionales/psicológicos. Los síntomas físicos pueden incluir:

  • Dolor abdominal o cólicos.
  • Hinchazón y sensibilidad en los senos.
  • Fatiga o falta de energía.
  • Dolores de cabeza.
  • Cambios en el apetito o antojo de ciertos alimentos.
  • Retención de líquidos.
  • Acné.

Por otro lado, los síntomas emocionales y psicológicos pueden incluir:

  • Cambios de humor, como irritabilidad, ansiedad o tristeza.
  • Cambios en los patrones de sueño, como insomnio o aumento de la somnolencia.
  • Dificultad para concentrarse.
  • Tensión o sensación de estar “a flor de piel”.
  • Cambios en el deseo sexual.

¿Qué causa el síndrome premenstrual?

Aunque no se conocen a ciencia cierta las causas del síndrome premenstrual (SPM), todo apunta a que se encuentra estrechamente vinculado a los cambios hormonales que se producen durante el ciclo menstrual, relacionados principalmente con el estrógeno y la progesterona. 

Además, hay otros factores que pueden influir en la gravedad de los síntomas del SPM, como el estrés, la falta de actividad física, las carencias nutricionales y la predisposición genética. 

¿Cómo puedes manejar el síndrome premenstrual?

Si experimentas alguno de estos síntomas, estas son algunas recomendaciones que pueden ayudarte a manejar el síndrome premenstrual:

  • Cambios en el estilo de vida: realizar ejercicio de forma regular, seguir una dieta equilibrada y reducir el estrés, pueden ayudar a mermar la gravedad de los síntomas.
  • Medicamentos: en algunos casos, tu médico puede recetarte medicamentos como analgésicos, diuréticos o antidepresivos, para ayudar a aliviar los síntomas del SPM.
  • Terapia: la terapia cognitivo-conductual (TCC) u otras formas de terapia pueden ser útiles para manejar los síntomas emocionales y psicológicos del síndrome premenstrual.
  • Suplementos: suplementos como el calcio, el magnesio o la vitamina B6 también pueden ayudar a aliviar los síntomas del síndrome premenstrual. Sin embargo, es importante que antes de empezar a tomar cualquier suplemento lo consultes con tu médico.

¿Cuándo debes buscar ayuda médica?

Si los síntomas del síndrome premenstrual (SPM) que experimentas son graves y están afectando significativamente tu calidad de vida o a tu capacidad para realizar tus actividades cotidianas, es aconsejable que busques ayuda médica. 

Tu médico podrá valorar tus síntomas y recomendarte el mejor tratamiento para gestionarlos. Además, si notas cambios bruscos en la naturaleza o en la intensidad de tus síntomas, o si estos empeoran con el tiempo, es importante que también busques atención médica. 

Ten en cuenta que estos cambios repentinos pueden ser indicativos de otras condiciones de salud subyacentes que necesiten ser tratadas adecuadamente.