Scroll Top

Importancia de cuidar el suelo pélvico

suelo pelvico

El suelo pélvico es una parte fundamental pero a menudo descuidada de nuestro cuerpo. Y es que su salud y fortaleza son cruciales para el bienestar general de la mujer, afectando a múltiples aspectos de nuestra vida diaria, desde la postura hasta la función sexual. 

Compuesto por músculos, ligamentos y tejidos, el suelo pélvico actúa como un sostén vital en la región inferior del abdomen. Además de ayudar a mantener en su lugar los órganos más importantes como la vejiga, el útero y el recto, juega un papel esencial en el control de los esfínteres urinario y fecal. 

Pero también, contribuye significativamente a la estabilidad de la columna vertebral y del tronco, por lo que es esencial para el funcionamiento de actividades diarias como caminar, estar de pie y realizar movimientos básicos. 

Importancia de mantener un peso saludable

Mantener un peso saludable es fundamental para la salud del suelo pélvico. El exceso de peso puede ejercer una presión adicional sobre los músculos del suelo pélvico, aumentando el riesgo de daño y debilitamiento, dando lugar a un mayor riesgo de incontinencia urinaria, prolapsos de órganos pélvicos, disfunción sexual y dolor lumbar. Lo que puede afectar significativamente la calidad de vida de una persona. Además, una vez que se han desarrollado por completo pueden ser difíciles de tratar.

Factores que afectan la salud del suelo pélvico

Hay diversos factores que pueden contribuir al debilitamiento o daño del suelo pélvico. Uno de los más comunes es el embarazo y el parto. Pero además, el envejecimiento, la obesidad, la tos crónica, el estreñimiento y ciertos tipos de cirugía también pueden afectar la salud de esta zona.

  • Embarazo y parto: durante el embarazo, el peso del bebé ejerce presión sobre los músculos del suelo pélvico, y el parto puede estirar y debilitar aún más estos músculos.
  • Envejecimiento: con el paso del tiempo, los músculos y tejidos del suelo pélvico pueden perder elasticidad y tono.
  • Obesidad: el exceso de peso puede ejercer una presión adicional sobre el suelo pélvico.
  • Tos crónica: la tos persistente, como la causada por enfermedades pulmonares crónicas, puede ejercer presión sobre los músculos del suelo pélvico y contribuir a su debilitamiento.
  • Estreñimiento crónico: la dificultad para evacuar puede aumentar la presión intraabdominal, afectando negativamente a los músculos del suelo pélvico con el tiempo.
  • Cirugía: algunos procedimientos quirúrgicos, especialmente aquellos que involucran la región pélvica, pueden dañar los músculos y tejidos del suelo pélvico.

Ejercicios para fortalecer el suelo pélvico

Afortunadamente, existen ejercicios específicos diseñados para fortalecer el suelo pélvico y mejorar su función. Los ejercicios de Kegel son los más conocidos y consisten en contraer y relajar los músculos del suelo pélvico de forma repetida. Estos ejercicios pueden realizarse en cualquier momento y lugar, y son especialmente útiles para las mujeres después del parto y durante la menopausia.

Pero además, el yoga, el pilates y el entrenamiento de fuerza también pueden ayudar a mejorar la estabilidad y el control de los músculos del suelo pélvico, así como a mejorar la postura y reducir el riesgo de lesiones.

  • Yoga: la práctica regular de yoga puede ayudar a fortalecer los músculos del suelo pélvico a través de posturas específicas que implican contracción y estiramiento de esta zona.
  • Pilates: los ejercicios de pilates se centran en el fortalecimiento del núcleo y la estabilidad del cuerpo, trabajando los músculos del suelo pélvico de manera eficaz.
  • Entrenamiento de fuerza: realizar ejercicios de fuerza que involucren los músculos del abdomen, las caderas y los glúteos puede contribuir indirectamente al fortalecimiento del suelo pélvico, ya que estos músculos trabajan en conjunto para mantener la estabilidad del cuerpo.

Consejos para cuidar el suelo pélvico en la vida diaria

Además de los ejercicios específicos, existen algunas medidas que puedes aplicar en tu vida diaria para cuidar tu suelo pélvico:

  • Mantén una buena postura: una postura adecuada es fundamental para mantener la salud del suelo pélvico. Intenta mantener la espalda recta y los hombros relajados en todo momento.
  • Evita el estreñimiento: el estreñimiento crónico puede ejercer una presión adicional sobre los músculos del suelo pélvico. Asegúrate de incluir suficiente fibra en tu dieta y de beber mucha agua para mantener una buena salud intestinal.
  • Evita levantar objetos pesados: levantar objetos pesados puede ejercer una presión adicional sobre los músculos del suelo pélvico, especialmente si no se hace correctamente. Por eso, si necesitas levantar algo pesado, asegúrate de doblar las rodillas y mantener la espalda recta para evitar lesiones.