Scroll Top

Vaginismo: causas, síntomas y tratamientos

vaginismo

Aunque muchas veces no somos conscientes de ello, la salud sexual influye directamente sobre nuestro bienestar general. Por eso, es importante prestar atención a cualquier problema que pueda surgir en este ámbito. 

En este sentido, una preocupación que afecta a numerosas mujeres es el vaginismo. Un problema que se caracteriza por la contracción involuntaria de los músculos del suelo pélvico, dificultando o incluso impidiendo la penetración vaginal. Un tema del que no se suele hablar abiertamente pero que puede influir negativamente en la calidad de vida de las mujeres. 

Por eso, en este artículo explicamos con detalle qué es el vaginismo, cuáles son sus causas y los tratamientos que existen actualmente para poder abordarlo y disfrutar de una vida sexual plena.

¿Qué es el vaginismo?

El vaginismo es una afección caracterizada por la contracción involuntaria y espasmódica de los músculos del suelo pélvico que rodean la vagina, dificultando o incluso imposibilitando la penetración vaginal, ya sea durante las relaciones sexuales, exámenes ginecológicos o la inserción de tampones. 

Un problema que, al contrario de lo que muchas personas creen, no está relacionado únicamente con causas psicológicas, sino que también puede tener causas físicas, emocionales o una combinación de ambas.

Causas del vaginismo

Entender cuáles son las causas del vaginismo es fundamental para tratarlo de manera efectiva. A continuación, te explicamos algunas de las posibles razones que provocan esta afección.

Factores psicológicos

El estrés, la ansiedad y el miedo relacionados con experiencias pasadas de dolor durante la penetración pueden contribuir al desarrollo del vaginismo. Traumas o episodios sexuales negativos pueden generar respuestas automáticas de protección, dando lugar a la contracción muscular involuntaria.

Factores físicos

Anomalías físicas en la estructura del área genital o problemas de salud, como infecciones recurrentes, también pueden producir vaginismo. Por eso, es recomendable realizar un examen médico completo para descartar posibles causas físicas.

Expectativas culturales y sociales

Las presiones sociales para cumplir con ciertos estándares de comportamiento sexual pueden generar sentimientos de miedo y ansiedad relacionados con el acto sexual. La sociedad a menudo establece normas rígidas sobre la experiencia sexual, y el temor al juicio o la incomodidad de no cumplir con estas expectativas puede desencadenar respuestas físicas involuntarias de protección, como la contracción muscular.

Síntomas del vaginismo

Saber cuáles son los síntomas del vaginismo es fundamental para buscar ayuda y tratamiento. Los síntomas pueden variar en intensidad, pero algunos de los más habituales son los siguientes:

Dolor durante la penetración

El síntoma más evidente del vaginismo es el dolor durante la penetración vaginal, pudiendo variar desde molestias leves hasta sensaciones intensas que hacen imposible cualquier forma de penetración.

Dificultad para insertar tampones o realizar exámenes ginecológicos

Las mujeres con vaginismo también pueden experimentar dificultades al intentar insertar tampones o durante exámenes ginecológicos de rutina. La resistencia muscular puede hacer que estas actividades resulten incómodas o dolorosas.

Ansiedad y miedo relacionados con la actividad sexual

El vaginismo puede generar ansiedad y miedo anticipado relacionados con cualquier actividad sexual que implique penetración, lo que puede influir negativamente en la vida sexual y emocional de una persona.

Disminución del deseo sexual

Algunas mujeres con vaginismo pueden experimentar una disminución del deseo sexual debido al dolor relacionado con la penetración y a la ansiedad anticipada al acto sexual, lo que puede resultar negativo para la autoestima y la calidad de vida de las mujeres afectadas. 

Tratamientos para el vaginismo

Afortunadamente, el vaginismo es una condición que puede tratarse, existiendo diversos enfoques para ello. La elección del tratamiento dependerá de las causas y de la gravedad de los síntomas, pero algunos de los más habituales son los siguientes:

1. Terapia sexual

La terapia sexual, ya sea individual o de pareja, puede ser altamente efectiva para tratar los aspectos psicológicos del vaginismo. Un terapeuta especializado puede trabajar con la persona afectada para identificar y abordar las causas emocionales y psicológicas del problema.

2. Terapia física

La terapia física se centra en trabajar directamente con los músculos del suelo pélvico. Los fisioterapeutas especializados pueden enseñar técnicas de relajación y ejercicios específicos para fortalecer y flexibilizar los músculos, ayudando a superar el vaginismo.

3. Dilatadores vaginales

Los dilatadores vaginales son herramientas diseñadas para ayudar a expandir gradualmente la vagina. Siempre que se lleva a cabo bajo la orientación de un profesional de la salud, su uso puede resultar beneficioso para superar la resistencia muscular relacionada con el vaginismo.

4. Enfoques farmacológicos

En algunos casos, los médicos pueden recetar medicamentos relajantes musculares para ayudar a reducir la tensión en los músculos del suelo pélvico. Sin embargo, suele ser menos habitual y generalmente se combina con otras formas de tratamiento.

En definitiva, el vaginismo es una condición que puede influir significativamente en la calidad de vida de las mujeres, pero que puede tratarse. Siendo el primer paso para ello la búsqueda de ayuda profesional, ya sea a través de terapia sexual, terapia física o una combinación de ambas. Por eso, si experimentas cualquiera de estos síntomas, no dudes en consultar a un profesional de la salud para recibir el apoyo y el tratamiento necesario.